domingo, 29 de noviembre de 2015

Frío

El frío precipita sobre mi piel,
cual granizo en invierno.
Mis pelos se erizan
convirtiéndose en piel de gallina.
El viento sopla suavemente
entre los árboles.
Mordamos el fuego
y bañemonos en nieve.
Vayámonos de aquí.
Mientras que andamos,
los copos de nieve caen
sobre nuestros rostros
y el frío nos rodea.
Démosle la bienvenida
al invierno, despidiendo
al amoroso otoño.
Encarcelados por árboles
que sin paz nos torturan.
Solamente estamos nosotros.
Somos los únicos
que nos podemos ayudar.
El frío tan desagradable,
que incluso nuestros huesos
se rompen como cristales.
La única forma de sobrevivir,
era abrazarnos;
y aún así,
juntos hemos muerto.