viernes, 14 de agosto de 2015

Y de repente desapareces...

Quisiera poder darme la vuelta sabiendo que seguirás a mi lado, pero a la vez me pido a mí misma dejarte.
Y de repente desapareces no dejando el típico vacío, cosa que me hace cuestionarlo todo.
Tardaré en darme cuenta de que te hayas ido de verdad, y espero que no vuelvas.
Pero por favor vuelve, vuelve sin volver que yo sin ti, no soy yo.
Te pediré que cuando te haya olvidado, no me vengas a visitar en mis sueños, pero por favor, aparece en ellos siempre, que sin ti mis sueños son pesadillas.
No quiero verte más, y que no me veas tú, pero por favor, guardame un retrato tuyo que yo te guardaré uno mío para que lo puedas romper en mil pedazos, pero te pido, que después, juntes de nuevo todas las piezas, aunque no estén ordenadas, que por lo menos estén juntas.
Te odio, por lo tanto, no me hagas quererte, espejo.