lunes, 6 de julio de 2015

Política: Solo somos ovejas para ellos

Hoy quiero pronunciar mi frustración causada por nuestra situación. Vivimos en un continente, concretamente una "Unión", dónde para muchos la única unión que tenemos es el dinero, la divisa, el dichoso Euro.
Vivimos en una unión que prefiere dejar a un pueblo -país- entero, como es Grecia, sin recursos y sin nada, para presionarles, meterles miedo y torturarles, solamente para recuperar una deuda impagable.

Señora Merkel, si usted tuviera un amigo, que no tiene nada y le presta dinero, ¿se le ocurriría pedírselo sabiendo que es imposible que se la devuelva, porque no tiene nada? 

Espero hontestamente que su respuesta fuera un "no". Y me cojeré la libertad de pensar que usted contestaría que no, con lo cual llego a la pregunta: ¿Por qué a su amigo no, y a un país entero sí?
¿No estaríamos hablando de puro egoísmo? Señora, no sé si no se da cuenta, pero estamos hablando de millones de personas, no son muñecos de algodón que pueda dirigir como le de la gana, no, son personas de carne y hueso.

Lo que han hecho los griegos ayer, es demostrar que ningún miedo, y ninguna presión son capaces de cambiar sus ideales a pesar de las torturas que se están llevando a cabo en Grecia por parte de la UE. Nos quitan los derechos poco a poco...


Lloro cuando veo política, lloro porque me produce tanta impotencia ver que el dinero y el poder son mucho más importantes que el bienestar de los ciudadanos, de nosotros. Es todo puro egoísmo por parte de los que ya tienen recursos suficientes como para alimentar a diez familias más, lo malo es que estas diez familias no se pueden alimentar ni a sí mismas.


Produce frustración e impotencia ver que alguien elige sobre nosotros, como si fuéramos un rebaño de ovejas, guiados de un pastor a otro, y cada uno prefiere comerse la comida él mismo, a compartirla con las ovejas, con nosotros. Hace falta un perro, que no solo guíe mejor a nuestro rebaño, preguntándonos a dónde queremos ir, si no que también muerda a los anteriores pastores.


Pero difícilmente nos van a escuchar, porque solo somos los ciudadanos...