jueves, 2 de julio de 2015

Desaparecer

Se acaba de encender una luz
al otro lado de mi calle.
Se ha encendido una luz
porque alguien vive allí,
en esa vieja casa
que deshabitada parecía.
Se acaba de apagar la luz,
que quizá solo era
fruto de mi imaginación.
Se ha vuelto a encender,
¿tal vez sea el reflejo de la luna?
No, porque luna hoy no hay,
no ha querido salir y ha preferido taparse con las grises nubes.
La luz sigue estando encendida,
pero la casa parecía tan deshabitada...
La luz sigue encendida,
pero ahora es la casa la que ha desaparecido.
Es como la vida,
que de un momento a otro,
puede desaparecer.
De repente,
ya no existes.
Te conviertes en un nada,
en un algo de aquel otro lado,
del que muchos hablan.
Pero cuando es una casa
la que desaparece,
queda un vacío en la tierra.
Un hueco, unas piedras
que sobran de su derrumbe.
Cuando nosotros nos derrumbamos
y lloramos, las lágrimas se van...
Desaparecen.