miércoles, 22 de julio de 2015

Mi piel no me corresponde

A veces siento
que mi piel no me corresponde,
que mis ojos no son mios
y que mis pies no quieren ya andar.

El espejo no me quiere enseñar
quién soy yo,
o quizás sea yo,
la que no se quiere ver.

Si las nubes hablar podrían,
sabríamos el real significado de la lluvia.
Si lloran por nosotros
o si simplemente es el angustioso ciclo del agua.

A veces siento
que mi piel no me corresponde,
que mis ojos no son mios
y que mis pies no quieren ya andar.

No soy yo
cuando me despierto,
ni cuando no me acuerdo
haberme dormido.

Detesto acordarme de mis pesadillas
y a la vez odio no recordarlas.
Son tan reales;
pero a la vez tan lejanas a mí.

A veces siento
que mi piel no me corresponde,
que mis ojos no son mios
y que yo no quiero ya andar.

sábado, 11 de julio de 2015

Relativo ovitaleR

Nada es lo que era,
y todo es lo que fue.
Oscurece y sin embargo
todo se vuelve más colorido.

No hay tiempo que perder
porque el tiempo no nos esperará.
Lo que aquí parece puesta de sol,
en otro lugar es amanecer.

¿No es todo relativo,
incluso la misma relatividad?
Una despedida puede tardar
dos segundos o tres abrazos;
un „hola“ tener cuatro letras
o una sonrisa.

Una lágrima puede quedar
escondida en los ojos
o caer al suelo y formar un charco
que para una hormiga sería enorme,
y sin embargo para nosotros, diminuto.

Puede que nada sea relativo en cuanto a las letras,
porque una „b“ sigue siendo la misma
independientemente de las letras
que la acompañan.

Vivimos arrastrados por sueños
sin ni siquiera saber si se cumplirán,
pero cuando se cumplen,
sueños dejarán de ser.

La ilusión es la que nos hace luchar.
Puedes tener ilusión por muchas cosas.
Por demasiadas cosas,
tampoco es bueno en su abundancia.
Puede ser buena, pero también
nos puede torturar,
aunque somos nosotros

mismos los que nos torturamos
cuando no llegamos a la meta...

lunes, 6 de julio de 2015

Para Beatriz

Un año más,
una ilusión nueva.
El agridulce sabor
de los días pasados,
es el que nos guía
en esta infinita ruta
paralela a lo que muchos
llaman vida.
Los límites, nos los ponemos,
somos nosotros, sí. 
Realmente es todo
un sistema matricial
relacionado de alguna forma.
Nos gusta pensar,
que somos algo grande
en este planeta
más enorme todavía;
cuando realmente,
si miramos las estrellas,
darnos cuenta nos tendríamos,
de que no somos nada,
siendo a la vez mucho. 
Porque puede que
en volumen, densidad, 
espacio y tiempo,
seamos hormigas
si nos comparamos 
con la luna;
pero cuando hablamos 
de ser algo grande para otros,
yo Beatriz, puedo hablar de ti.
Como muchos otros podrán hacerlo.
Ojos verdes que la paz misma transmiten,
sonrisas que de inquietud 
y tranquilidad simultánea viven.
Pero no nos olvidemos
de que esto es una felicitación
y que con estas palabras te felicito
con mi más honesto cariño. 



Política: Solo somos ovejas para ellos

Hoy quiero pronunciar mi frustración causada por nuestra situación. Vivimos en un continente, concretamente una "Unión", dónde para muchos la única unión que tenemos es el dinero, la divisa, el dichoso Euro.
Vivimos en una unión que prefiere dejar a un pueblo -país- entero, como es Grecia, sin recursos y sin nada, para presionarles, meterles miedo y torturarles, solamente para recuperar una deuda impagable.

Señora Merkel, si usted tuviera un amigo, que no tiene nada y le presta dinero, ¿se le ocurriría pedírselo sabiendo que es imposible que se la devuelva, porque no tiene nada? 

Espero hontestamente que su respuesta fuera un "no". Y me cojeré la libertad de pensar que usted contestaría que no, con lo cual llego a la pregunta: ¿Por qué a su amigo no, y a un país entero sí?
¿No estaríamos hablando de puro egoísmo? Señora, no sé si no se da cuenta, pero estamos hablando de millones de personas, no son muñecos de algodón que pueda dirigir como le de la gana, no, son personas de carne y hueso.

Lo que han hecho los griegos ayer, es demostrar que ningún miedo, y ninguna presión son capaces de cambiar sus ideales a pesar de las torturas que se están llevando a cabo en Grecia por parte de la UE. Nos quitan los derechos poco a poco...


Lloro cuando veo política, lloro porque me produce tanta impotencia ver que el dinero y el poder son mucho más importantes que el bienestar de los ciudadanos, de nosotros. Es todo puro egoísmo por parte de los que ya tienen recursos suficientes como para alimentar a diez familias más, lo malo es que estas diez familias no se pueden alimentar ni a sí mismas.


Produce frustración e impotencia ver que alguien elige sobre nosotros, como si fuéramos un rebaño de ovejas, guiados de un pastor a otro, y cada uno prefiere comerse la comida él mismo, a compartirla con las ovejas, con nosotros. Hace falta un perro, que no solo guíe mejor a nuestro rebaño, preguntándonos a dónde queremos ir, si no que también muerda a los anteriores pastores.


Pero difícilmente nos van a escuchar, porque solo somos los ciudadanos...

jueves, 2 de julio de 2015

Desaparecer

Se acaba de encender una luz
al otro lado de mi calle.
Se ha encendido una luz
porque alguien vive allí,
en esa vieja casa
que deshabitada parecía.
Se acaba de apagar la luz,
que quizá solo era
fruto de mi imaginación.
Se ha vuelto a encender,
¿tal vez sea el reflejo de la luna?
No, porque luna hoy no hay,
no ha querido salir y ha preferido taparse con las grises nubes.
La luz sigue estando encendida,
pero la casa parecía tan deshabitada...
La luz sigue encendida,
pero ahora es la casa la que ha desaparecido.
Es como la vida,
que de un momento a otro,
puede desaparecer.
De repente,
ya no existes.
Te conviertes en un nada,
en un algo de aquel otro lado,
del que muchos hablan.
Pero cuando es una casa
la que desaparece,
queda un vacío en la tierra.
Un hueco, unas piedras
que sobran de su derrumbe.
Cuando nosotros nos derrumbamos
y lloramos, las lágrimas se van...
Desaparecen.