martes, 24 de febrero de 2015

El hielo también quema

El fuego quema;

pero en ocasiones

se olvida

que el hielo

también puede quemar.

La sal cae sobre la piel

como la nieve

sobre el prado.

Y el hielo, el hielo

se desliza sobre ella,

sobre la piel.