lunes, 22 de diciembre de 2014

Segundo día en Alemania

Pues puedo decir que es la primera vez que tengo cerca un árbol de navidad durante las vacaciones de invierno.
Quizás para algunos sea algo insignificante, pero a mí me entusiasma verlo tan de cerca. Con todas esas bolas metálicas y todas esas lucecillas que brillan.
Si alguien me pregunta si la Navidad se nota más en Alemania que en España, puedo decir que sí. Puedo decir que aquí se vive más.
Es entrar en un centro comercial y poder oler todas esas galletas recién hechas.
Escuchas la música de un pianista sentado al lado de un árbol enorme decorado con bolas gigantes. Es simplemente maravilloso.
Es pasear por las calles del pueblo (aunque parezca una ciudad) y ver un pequeño árbol de navidad cada pocos metros.
Es todo como me lo contó aquel colibrí que por la nieve se fue, es exactamente así.
Y eso, que frío no hace. Hoy han dicho en la radio que es el año más caluroso en Alemania desde que existe lo de la meteorología. La temperatura oscila entre 5 y 10 grados.
Hasta mañana.