sábado, 20 de diciembre de 2014

La oscuridad me mata

Es tan raro...después de 3 meses volver a Tabernas y dormir en mi cama de antes.
No ha cambiado nada, pero todo parece ser tan distinto.
Siguen aquí las paredes que yo pinté con mis propias manos.


Siguen aquí mis cajas llenas de cosas que no soy capaz de tirar.
Sigue aquí mi puzzle medio hecho, que sé que nunca terminaré.

Siguen aquí los dibujos de cuando todavía dibujaba.

Lo que ya no sigue aquí, soy yo.
Hacía mucho tiempo que no recibía el calor de una lumbre, y tanto que no respiraba el frío de mi reflejo en este espejo.
Ay, no puedo dormir sin luz porque la oscuridad me mata.